jueves, 19 de abril de 2018

Unión Europea y cuestión catalana.

Ha sido gracioso ver como el europeismo de bandera azul ha dado unos buenos bandazos en Cataluña y a costa de la cuestión catalana.

Hace unos meses, en el otoño caliente de las movilizaciones españolistas, algunos se empeñaron en iniciar una guerra de símbolos. El resumen fue: 1. La desaparición completa de la bandera española tal y como se usaba en el régimen de Franco y los primeros años de la constitución "la del Aguila" en las movilizaciones españolistas. 2. El mantenimiento a nivel medio de la bandera azul de las instituciones europeas en la movilizaciones españolistas. 3. La aparición de la bandera cuatribarrada "limpia" como un símbolo durante unas semanas como mas español que independentista. La semana posterior al 21-D fue la aparición de Tabarnia. Hoy en las movilizaciones la bandera de Tabarnia se une íntimamente a la de España y la bandera catalana y la europea descienden en su uso.

Los símbolos son expresión de lo que subyace. Hay en el momento actual un cierto agotamiento ante el día de la marmota amarilla que consiste en que un dirigente de ERC presente cada pocos días un candidato a presidente de la generalidad que no tiene posibilidades de ser elegido. La bandera azul ha sido profusamente usada por medios cercanos a Ciudadanos, sobre todo en la fórmula del corazón con las tres banderas. Y residualmente se sigue usando en medios algo mas radicales como en una comida que se va a celebrar próximamente.

Pero la cuestión de la bandera azul va mas allá.

Es evidente que Tabarnia expresa claramente una broma con mucha fuerza sobre la deriva del independentismo. Muy pocos creen realmente que se deba ir a la creación de una nueva comunidad autónoma en España. Decir "Viva Tabarnia" es decir "Viva España", lo ha repetido varias veces el "Muy Honorable Presidente del Gobierno de Tabarnia" Albert Boadella.

La bandera azul representa las instituciones europeas, los medios independentstas de siempre, lo que ahora es la CUP y los CDR, la han quemado en sus actos, en la primera fase de Tabarnia las instituciones europeas era de "fiar" porque parecia que se oponian a que los indepes tuvieran repercusión europea. Juntado esto a una fase "mundialista" del mundo Tabarnes parecía que los Tractorianos (a los indepes se les llama asi porque en alguna movilizacón han sacado tractores) quedaban relegados por Europa.

El patinazo de la justicia alemana con la detención de Puigdemont en Alemania y su situación judicial parece haber cambiado los papeles. Ahora los indepes estan contentos con la bandera azul y los españolistas descontentos, aunque por ahora no dejen de usar "un poco" la bandera azul.

El resumen, la unión europea no interesa, ni a unos, ni a otros. Solo es una especie de aval de prestigio para tus propias posiciones... y poco mas.



domingo, 15 de abril de 2018

Ventanas de oportunidad, Cerveza Party y Derecha Alternativa

¿Porque hablar de Derecha Alternativa ahora?

Cuestión de oportunidad, quizás algunos por generación, o por afinidad, hablarían de derecha social, o de derecha nacional, o de nueva derecha, o es su momento fundacional del concepto de "democracia nacional"...

La oportunidad es que es la última marca... y también porque en el contenido hay algo del tiempo en que estamos. Una de las características de la "derecha alternativa", consultar algunos textos en elmanifiesto.com , es una cierta pluralidad. No existe en la derecha alternativa una biblia sobre la que hacer debates del significado de cada párrafo, cual es su verdadero sentido y cual la interpretación verdadera. En parte lo aprendimos en alguna fase de la "nueva derecha", 50 años dan para muchas fases.

A los que todavía menores de edad ya leímos a Evola no nos da miedo la palabra derecha. Si evidentemente su connotación en el mapa político. Y los significados que ha ido tomando con la hegemonía cultural socio-liberal-progre, cada vez mas liberal-progre y menos social.

Porque tomado estricto sensu liberal-parlamentario, podríamos intentar poner de derecha a izquierda los parlamentarios, y los que quedan en la mitad derecha llamarlos la derecha, y los que quedan en la mitad izquierda llamarlos la izquierda. O si nos ponemos mas abiertos, hacer cinco segmentos iguales (70 diputados en el parlamento español) y dividirlos en extrema-derecha, derecha, centro, izquierda y extrema izquierda. Nos llevaría un tiempo, pues algunos no sabríamos en que zona ponerlos. Los valores morales, su posición en lo económico, su adscripción a los partidos europeos, y aun así quedarían fuerzas políticas que nos costaría ubicar, mucho mas difícil si lo hiciéramos diputado a diputado. Pero esa no es la cuestión de esta entrada.

Derecha alternativa tiene ese punto de provocador y de innovador (#antetodomuchoDali, #siemprenosquedaraHungria) que es necesario para romper los esquemas cerrados de la participación política en el momento actual. Y mucho más para la "irrupción" política con vocación de salir de la marginalidad.



Por estas tierras no ha habido "Tea party", ni siquiera "manzanilla party" (aunque si se busca en internet se encuentra un grupúsculo catalanista de extrema derecha). O por ponernos de verdad en situación un "cerveza party".  Estos xxx-party han servido para hacer de avanzadilla  de lo que luego ha sido una corriente de opinión en el partido conservador americano. A este lado del charco solo hemos vivido en algunos países cosas post y cosas populistas. En la meseta y alrededores ni eso.

Pero pese a todo esto es necesario seguir planteando opciones. Muchos conocen las técnicas de ventas, las viven incluso en sus ámbitos profesionales, saben de marcas, de mercados, de nichos... pero cuando pasan al plano político se vuelven a un primitivismo primario de repetir cuatro palabras.

Se abre una ventana de oportunidad en los próximos meses. El proceso en que esta el actual PP, que se parece al que vivió UCD en su momento, hace que progresivamente grandes grupos de electores se estén resituando, que estén planteando abiertamente su cambio de voto y apoyo, y las encuestas y los estudios sobre las encuestas nos lo explican. Ello hace que la derecha radical tenga su oportunidad.

Hay una ventana de oportunidad y es tarea de cada uno decidir que hace. Seguir en la cueva, o el bunker, quejándose de que "alguien" ha de hacer algo. Participar por lo menos del "cerveza party". O atreverse, de una vez, a salir al aire libre y ser capaces de actuar. Cada uno decide que hacer. Pero la ventana esta ahí, y quien quiera puede aprovecharla.






viernes, 13 de abril de 2018

"Reglas de enfrentamiento" y acción política

Desde hace tiempo me sorprende ver a algunos todavia pensando que el simple enfrentamiento con las fuerzas de orden público es una acción política. Una acción que va a producir algún cambio político. En muchos ámbitos radicales se lo han llegado a creer, sean del signo que sean.

El producir una algarada callejera no produce ningún cambio. En tiempo de "hegemonía política" entendida por ejemplo como aquel que impone sus principios como los normales una leve alteración del orden público puntual no supone ningún cambio. Es posible que como rito de iniciación política en algún momento y circunstancia tenga su valor. Pero una vez pasado el rito hay que darse cuenta de que las sociedades, y el poder político detrás de ese cambio social se realiza de otra manera.

He confesado ya en otras ocasiones de que soy seguidor de "Juego de Tronos", bueno mas que seguidor un estudioso de como una saga es el reflejo en parte del tiempo en que se escribe, o se populariza. El Señor de los Anillos era fácil que se popularizase en un tiempo en que lo bueno y lo malo se podía distinguir claramente, aunque fuese de forma burda como lo propio y lo extraño. Cada uno consideraba lo suyo lo bueno y lo extraño como malo. Han pasado ya varias décadas desde que Fukuyama declarase el fin de la historia y cada vez vemos mas claramente de que lo que se ha acabado es el tiempo de los cielos despejados y las ideas claras. Ahora los tiempos son de dificultad para ver simplemente quienes son los "nuestros" en un momento en que los valores se pierden en discursos que confunden lo bueno, lo bello y lo razonable con lo que los discursos hegemónicos de los políticamentes correctos hacen que sus perversos valores sean los imperantes.

Pero esto no se ha establecido solo sobre el mundo de las ideas. En el plano de la acción política esta ocurriendo lo mismo. Ciertos ritos políticos no sirven para cambiar nada, solo sirven para que las cosas sigan igual. Mucho mas con ciertos ritos políticos repetidos desde hace décadas y que se sabe que no cambian nada.

Las "reglas de enfrentamiento" (vease para una explicación sencilla la enciclopedia al uso: https://es.wikipedia.org/wiki/Reglas_de_enfrentamiento ) nos muestran como en ciertos escenarios estamos limitados a no llegar al final, a no superar los limites de los juegos que nos imponen los de lo políticamente correcto.

En resumen para la acción política debemos empezar a pensar en superar los limites de las actuales  "reglas de enfrentamiento" que nos impone nuestro adversario político.

miércoles, 11 de abril de 2018

Entre Vox y la ultra, un Juego de Tronos social-patriota

Hace unos días buscaba gentes, que como yo, compartiesen afición por Juego de Tronos. La serie tiene elementos muy interesantes. Desde conversaciones evocadoras sobre el poder, la legitimidad, la hegemonía y la política que superan la media de lo que se suele ver en la caja tonta,... o en el ordenador.

Esta semana también he vuelto a evocar un interés que ya tuve en enero de 2017 por Vox. Uno de los objetivos políticos personales que he tenido siempre es que hubiese una representación española en el correspondiente grupo parlamentario próximo a los Le Pen en el Parlamento Europeo. Ni Ruiz Mateos lo represento en su momento, ni Vidal Cuadras creo que se hubiera sumado a los Le Pen si hubiera salido electo. Ahora parece que Abascal esta dispuesto a asumir esa tarea. Y es por eso por lo que apoyo su candidatura europea.

Se que Vox no representa el decálogo perfecto de lo que yo he defendido a través de mi trayectoria política. Aunque ya no se sabe donde tenemos amigos o enemigos. Esta semana también una antigua dirigente de PxL me sorprendía con unos enunciados en los cuales mis puntos de coincidencia también tienen sus claras estridencias. Pero la diferencia, repito, es que ahora Abascal (y ya se dice que alguien mas) podría sentarse en el Parlamento Europeo, y la ex-dirigente alcanza a unos miles de seguidores en Twitter.

En anteriores elecciones he apoyado a alguna candidatura. Bien promocionando las candidaturas presentes, bien animando a la participación, y por supuesto siendo candidato. Practica que pretendo seguir llevando a cabo por encima de siglas. Es por eso que en alguna de las últimas candidaturas que he estado he figurado como independiente porque no soy miembro del partido que la ha presentado.

Pero hay un detalle, y aquí es donde esta la nota especifica de esta entrada, que hay que aclarar ya. No podemos seguir practicando desde el mundo patriota un absentismo político. Un absentismo político que se basa en no salir del área de confort, cada uno de su propio confort. Y dejar por otro lado que "otros" hagan el trabajo. Me llama la atención en que en algunos comentarios a mis anteriores entradas algunos comenten en lo que se "debe hacer" en vez de plantear sinceramente la cuestión en primera persona "que puedo hacer yo". Insistí en este último tema en los debates que se realizaron el el Seminario de metapolítica del Escorial de hace poco mas de un año. Y creo necesario recordarlo. Somos lo que hacemos. Lo que hacemos cada uno. Y no podemos pedir a los demás que nos lo hagan. El detalle es que si queremos que Vox deje de tener determinados "tics" o que cambie la orientación en algunos temas no podemos esperar a que lo hagan otros, lo hemos de hacer cada uno de nosotros. De aquí al superdomingo (26-5-2019) tenemos tiempo.



domingo, 8 de abril de 2018

El ruralicidio español actual


Ahora los políticos hablan de despoblación, de medidas contra la despoblación. Nos presentan las mismas medidas que han aplicado al mundo rural durante las últimas décadas como “medidas contra la despoblación”. Las mismas medidas que han hecho que el campo se este terminando de despoblar son presentadas como solución al problema.

El problema es el ruralicidio. Es el asesinato, con todas las agravantes: premeditación, alevosía, posición dominante…, de un mundo post-burgués y mercantilista en que no cabe un espacio que no se ajusta a sus parámetros: concentración del mercado, ética del beneficio, anonimato,…
Este ruralicidio no es de hoy, viene de décadas, según regiones y comarcas antes o después. Hoy ya hay zonas consideradas desiertos demográficos, extensas zonas con menos habitantes por km2 que regiones míticas por su despoblación, eso ha llevado a que se identifique ya una “Laponia del Sur”, pero otras extensas zonas de la península se encuentran en la misma posición, ya despobladas o con procesos en esa dirección.
Frente a ello no cabe seguir considerando el mundo rural como el sitio donde se va de vacaciones o a visitar. Es necesario políticas activas, no planes elaborados por técnicos urbanos de ambientes urbanos con mentalidad globalista.
Estas políticas han de conseguir asentar población en las áreas rurales, población que tenga un ingreso económico todo el año. Con planes de desarrollo para esas mismas poblaciones. Zonas rurales que tengan todos los servicios públicos completos: sanidad, educación,... y los servicios no públicos también: ocio, comercio, alimentación,… y con servicios que den trabajo y atraigan como hostelería, turismo rural sostenible. Pero planes que se desarrollen, los planes que solo transitan por los despachos de las capitales no lograrán jamás frenar el ruralicidio español.

sábado, 7 de abril de 2018

Ante el superdomingo 26 de Mayo de 2019

Todo apunta a que el último domingo de mayo del 2019 se celebren las elecciones autonómicas, locales y europeas que corresponden.

Ahora, 14 meses antes de su celebración, es un buen momento por parte de los social-patriotas de hacer reflexión de como abordar esa fecha.

Desde hace casi 40 años no existe representación política significativa de los social patriotas, solo cabe reseñar el repunte de electos municipales del 2011, sobre todo de la mano de PxC, que no se pudo mantener en el 2015.

El PP ha mantenido encorsetado el electorado de la derecha radical tradicionalmente. Ahora que parece iniciarse un proceso de degradación al estilo del que le ocurrió a la UCD se abre la posibilidad de que ese sector quede "liberado". Oportunidad que VOX puede ocupar con mas o menos éxito, pero que parece querer conformarse con escasos resultados (un diputado y/o eurodiputado según las encuestas).

A nivel local Respeto puede volver a jugar su papel municipal en ciudades medianas como Vendrell, Mataro, Salt y Alcala y localidades próximas.

En Cataluña las movilizaciones anti-separatistas podrían dar lugar a algunas nuevas candidaturas municipales de corte españolista. Aunque veremos como evoluciona este sector en los próximos meses.

Y veremos si VOX en su limitada orientación hacia un único diputado es capaz de sacar pecho y proponerse tener electos municipales y autonómicos.

Los rumores no paran de hablar de otras candidaturas, sobre todo a las europeas, en forma de coalición de "tren de siglas". Pero no se concreta la formula, ni queda claro quien será la locomotora de ese tren. Sus aspiraciones testimoniales limitan aun mas sus posibles logros.

¿Cual ha de ser el papel de los social-patriotas ante esa fecha?